Introducción

   

 

 

El Señor nos dice: "Vayan y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos..." (Mt 28,19). Esta exhortación de Jesús a evangelizar a todos los hombres no es una discreta invitación sino un auténtico llamado a realizar nuestra vocación cristiana.

La Iglesia, fiel a este llamado, renueva constantemente su compromiso evangelizador a través de innumerables obras de atención espiritual y sacramental, de formación, de promoción humana y de asistencia social. Cada comunidad trabaja por fortalecer sus lazos y vivir la comunión, brindar los sacramentos, hacer crecer sus instituciones, mantener su parroquia, misionar en el barrio, asistir a los más necesitados...

Esta enorme acción pastoral es posible gracias a la generosa participación de miles de personas que brindan su tiempo, su entusiasmo, su saber hacer y que colaboran desinteresadamente con dinero o bienes materiales.

Pero, así como es mucho lo que como Iglesia hacemos, también es mucho lo que no podemos realizar: a veces nos falta gente, otras no contamos con personas preparadas para tareas específicas, a veces no logramos organizarnos, nos suelen faltar recursos materiales, y generalmente no tenemos suficiente dinero para atender la creciente demanda de la realidad.

Por lo tanto, llevar adelante la obra evangelizadora, supone buscar caminos, también “evangelizadores” para sostenerla y hacerla crecer.  

El Plan Compartir nació y se está desarrollando para responder a la necesidad de sostener la obra evangelizadora, a través de medios que también son evangelizadores en sí mismos. 

Te invitamos a que conozcas la propuesta y te sumes a ella.


[ Arriba ]

  

  

  

 

  Plan Compartir - Suipacha 1034 - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - info@compartir.org.ar